El uso adecuado de los artículos

Have you ever learned a dance? Every one has its own steps and its own way of flowing between those steps. The transitions are just as important as the steps themselves.

The same thing is true of language. We can know the vocabulary, conjugation, and syntax of Spanish well, but if we miss the articles that connect our words we also miss the rhythm of the language and make our listeners or readers stumble.

La diferencia entre bailar bien y hacerlo con dos pies izquierdos

En los aviones de una aerolínea en la cual he volado varias veces en los últimos meses, las instrucciones de seguridad que se dan antes del despegue me recuerdan al lenguaje de los pielesrojas en las películas de vaqueros de otros tiempos. ¿Cómo hablaban esos pielesrojas? En el doblaje al español de su forma de hablar los verbos iban siempre en infinitivo, sin conjugar, y era frecuente que se refirieran a sí mismos usando la tercera persona. En otros términos, se expresaban en una interlengua, situación frecuente en quien ha tenido que acercarse a otra lengua y aprenderla “sobre la marcha” para hacerse entender a grandes rasgos, pero que los hablantes detectamos como una aproximación a nuestra lengua, que no acaba de encajar en ella. Si bien en estas instrucciones de la aerolínea los obstáculos a la naturalidad no son tan evidentes como asumir que los verbos son invariantes, sí hay algo más sutil que nos hace tropezar: la ausencia de artículos en los lugares en que español los usaríamos. Habrá quienes opinen que esto no es sino un pecado venial de la buena redacción. Sin embargo, la claridad en las instrucciones para un vuelo puede ser crucial en caso de que verdaderamente haya que recurrir a procedimientos de emergencia.

Puedo imaginar que el origen del problema en este caso fue haber concluido que en lugar de contratar la redacción del mensaje de seguridad, era más sencillo traducir uno del inglés. Para una aerolínea mexicana con muchos destinos en los Estados Unidos suena lógico tomar como base el mensaje de una aerolínea estadounidense, que obviamente estará dentro de los parámetros exigidos por las autoridades aeronáuticas de ese país. Pero este propósito de aprovechar el texto reglamentario en inglés, con todo y sus buenas intenciones, tropieza en un enorme bache: olvidarse de que el mensaje va más allá de las palabras, para extenderse a lo que estas comunicaban. Al prescindir de este detalle, el traductor deja de lado la importancia de usar un estilo natural mientras traduce el mensaje con la precisión necesaria para los pasajeros de la aerolínea que debían cumplir con estas instrucciones.

Cuando la voz en el sistema de sonido del avión dice: “Los aparatos electrónicos pueden permanecer encendidos pero desconectados de la toma de corriente. Tabletas y smartphones están autorizados para uso continuo en modo avión”, ¿acaso a nadie le llama la atención la ausencia de artículos en la segunda oración? Hace más tiempo, el artículo inicial de la primera oración también faltaba, pero parece que ya se ha corregido. En algunos tipos de texto es práctica común prescindir de los artículos, en los titulares de noticias por ejemplo, y tiene que ver con reducir la cantidad de caracteres para que el texto quepa en el espacio asignado. Es normal ver algo como:

“Jugadores de la selección nacional se preparan para el próximo partido”

En lugar de
Los jugadores de la selección nacional se preparan para el próximo partido”.

Esta economía de artículos es un parámetro definido para el caso especial de los titulares de prensa. Las instrucciones de una aerolínea no son un titular de prensa. No podemos releer o profundizar en el texto de la noticia. Y es necesario que se garantice la claridad del mensaje, porque estará relacionado con la seguridad de una aeronave llena de pasajeros en vuelo.

Tras plantear el problema, sería ideal ofrecer la solución con una tabla comparativa del uso de artículos en español y en inglés. Sin embargo, no resulta tan sencillo hacer esa tabla sin caer en los tecnicismos gramaticales, o en una larga enumeración plagada de excepciones. Es uno de esos casos que se asemejan bastante al baile: hay muchos parámetros específicos de un baile que uno aprende en forma consciente, pero hay otros tantos que surgen espontáneamente, de “dejarse llevar” por el ritmo. Lo importante en este asunto del uso de los artículos en español y en inglés es tener presente que cada una de esas lenguas corresponde a un “ritmo” diferente, así que hay que dejarse llevar por el que corresponde a cada una. En otras palabras, el hecho de que en una frase en inglés no figure un artículo no quiere decir que en la traducción de esa frase el artículo pueda brillar por su ausencia también, y viceversa. Doy algunos ejemplos, en casos variados:

Titular de periódico

Texto originalTexto traducidoUso del artículo
Scientists search for Tasmanian tigers in Queensland.Científicos en busca de tigres de Tasmania en Queensland.Se mantiene sin artículo.

Frases en medio de un texto

Texto originalTexto traducidoUso del artículo
Men were thought to be more aggressive; women, more passive.Se pensaba que los hombres eran más agresivos; las mujeres, más pasivas.Cambia el uso. Se agregan artículos en español.
Astronomers working in planetariums or science museums provide an important information link between the world of professional astronomy and the general public.Los astrónomos que trabajan en planetarios y museos de la ciencia son un importante enlace informativo entre el mundo de la astronomía profesional y el público en general.Cambia el uso. Se agregan artículos en español. Pero vale la pena fijarse que no se agregan artículos en todos los casos, como en la enumeración de los posibles lugares de trabajo de los astrónomos.

Citas famosas

Texto originalTexto traducidoUso del artículo
Technology is just a tool. (Bill Gates)La tecnología no es más que una herramienta.Cambia el uso. Se agrega el artículo en español.
Hugs can do great amounts of good, especially for children. (Lady Diana Spencer)Un abrazo puede ser tremendamente beneficioso, especialmente para un niño.Cambia el uso. Se agrega el artículo en español. Aquí además es interesante notar que los plurales pasaron a ser singulares.

Títulos de libros

Texto originalTexto traducidoUso del artículo
Canterville’s GhostEl fantasma de CantervilleCambia el uso. Se agrega el artículo en español.
The Old Man and the SeaEl viejo y el marSe mantiene con artículo.
El amor en los tiempos del cóleraLove in the Time of CholeraCambia el uso. Desaparece el artículo en inglés.
RayuelaHopscotchSe mantiene sin artículo.
Corazón tan blancoA Heart So WhiteCambia el uso. Se agrega el artículo en inglés.
A Brief History of TimeBreve historia del tiempoCambia el uso. Desaparece un artículo en español pero se agrega otro.
Da Vinci’s CodeEl código Da VinciCambia el uso. Se agrega el artículo en español.

Los ejemplos anteriores muestran la dificultad de encontrar un patrón en el uso de artículos entre las dos lenguas. Por eso, la recomendación para este caso es no tratar de imponer en el español los “pasos de baile” del inglés (o los del español en el inglés), sino dejarse llevar por el ritmo propio de este (o del otro, según el que se esté usando). Evidentemente, es imposible bailar y seguir el compás sin prestar oído a la música. En el terreno del habla y la escritura, no hay forma de expresarse “con gracia” sin haber leído y disfrutado antes el ritmo.

Y para ejercitar el ritmo y no perder el paso, he estado leyendo Siempre juntos y otros cuentos de Rodrigo Rey Rosa, un escritor guatemalteco del que mucho se ha escrito en suplementos culturales al que finalmente decidí leer y sí que ha valido la pena. Quedé con ganas de seguir bailando a su son.

 

2 thoughts on “El uso adecuado de los artículos”

  1. ¡¡Arrgghhh!! ¡Los artículos -o su ausencia-! Cuestión peliaguda en mis clases de traducción. Peleo tanto la omisión como la aparición indebida: “I am a family doctor” por “Soy UN médico”.
    Les pasaré tu post, Mercedes. A ver si a ti te hacen caso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *